Viaje a Madeira, un tesoro portugués

Viaje

May 15, 2021

Situado a 1.076 kilómetros al suroeste de Portugal, Madeira es un archipiélago que comprende cuatro islas. Olvídate de Christano Ronalado, Madeira tiene suficiente como para complacer tanto a los turistas como a los habitantes.  Dondequiera que vayas, serás recibido con espectaculares vistas de los acantilados y los océanos, los impresionantes paisajes verdes o las alucinantes puestas de sol. Sigue leyendo para descubrir todo lo que Madeira tiene que ofrecer.

Pixabay

Di ‘hola’ a la aventura

¡Amantes de la aventura, Madeira os está llamando! Las playas no están diseñadas para aquellos turistas que toman cócteles, si no para los que deciden explorarlas. Así que alquila un coche o coge el autobús local y dirígete al norte de la isla, a São Vicente. Desde una pintoresca iglesia construida en el siglo XVII, hasta una playa de guijarros perfecta para el surf a las imprescindibles cuevas subterráneas formadas hace 890.000 años por una erupción volcánica, São Vicente tiene mucho que ofrecer. Y, aunque no seas un surfista, puedes sentarte sobre los guijarros y disfrutar de la magnífica puesta de sol, una esfera que desciende haciendo que las olas se vuelvan doradas.

Enamórese de Funchal

Funchal, la capital de Madeira, es, simplemente, maravillosa. El agua de color turquesa y los edificios blancos y amarillos situados unos juntos a los otros le dan a la ciudad un distintivo espíritu mediterráneo. Para disfrutar de las mejores vistas, súbete a un teleférico para ir al Jardín Botánico de Funchal o al Palacio del Monte y disfruta de la belleza del lugar. Luego, para volver a bajar, prueba el ‘Trineo del Monte’ de Funchal, una experiencia única e increíblemente especial que tiene sus orígenes en el siglo XIX. Consiste en deslizarse a gran velocidad por las estrechas y sinuosas calles de Funchal en trineos biplaza de mimbre, empujados y dirigidos por dos hombres vestidos con ropas blancas de algodón y sombreros de paja tradicionales.

Pixabay

Acercarse a la naturaleza

¿Aún no te has cansado? Entonces prepárate para un viaje a través de las ‘levadas’ de Madeira. Las levadas son estrechos canales de riego utilizados para dispersar el agua y son específicos de la isla. Madeira tiene 2.100 kilómetros de estos canales artificiales en total, muchos de los cuales se asemejan a rutas de senderismo muy organizadas. Una de las mejores maneras de explorar el bosque de laurisilva de la isla, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1999, es seguir uno de los famosos paseos por las levadas de Madeira. Y aunque las 28 rutas están bien señalizadas, siempre es recomendable ir con un guía experimentado o un experto local en senderismo y barranquismo.

Comer, beber y ser feliz 

A Madeira le gusta tanto el vino que es casi una bebida sagrada. Pero la menos conocida es la poncha, un cóctel hecho con ‘aguardiente de caña’ (un alcohol destilado hecho de jugo de caña de azúcar, miel, azúcar y cáscara y jugo de limón) es también una bebida tradicional en Madeira. Inventada originalmente por los pescadores de Câmara De Lobos, tiene un sabor muy dulce sin el fuerte gusto a alcohol. Pero, no se dejen engañar por su suavidad, ya que aún así tiene un gran efecto. Frutas exóticas como el tamarilho, un cruce entre un tomate y una ciruela, y los mariscos frescos de la isla también hacen de Madeira un destino culinario ineludible. Recomendamos el Mercado dos Lavradores, un mercado de frutas, verduras, flores y pescado en Funchal, para probar algunos productos locales.