Mitos populares sobre los videojuegos que han sido desmentidos

Fun Page d'accueil

October 20, 2021

Los videojuegos y su influencia en las mentes de los jóvenes es un tema controvertido sobre el que todo el mundo parece tener una opinión. Algunas personas no familiarizadas con el universo de los videojuegos pueden llegar a manifestar duras conclusiones cargadas de prejuicios. A menudo tienden a criticar el tipo de juegos a los que juegan y la cantidad de tiempo que pasan delante de sus dispositivos. Contrariamente a la creencia popular, los juegos no son tan perjudiciales como nos han hecho creer. Hay muchos conceptos erróneos sobre la cultura gamer que se han extendido por todo el mundo, y en este artículo vamos a desacreditar algunos de ellos.

Fomentan los comportamientos violentos

Uno de los mitos más comunes que circulan por el mundo es que los videojuegos desencadenan violencia y un comportamiento agresivo en los usuarios, ya se trate de niños, adolescentes o adultos. La mayoría de los videojuegos populares como Call of Duty y Fortnite se basan en el uso de armas y violencia, por lo que mucha gente asume que jugar a estos juegos provocará comportamientos violentos especialmente en los niños. Sin embargo, hay muchos estudios que demuestran que no hay correlación entre este tipo de videojuegos y el desarrollo de características violentas. De hecho, el informe de Digital Australia de 2020 muestra que los juegos han reducido la ansiedad del 75% de los jugadores y han mejorado su bienestar social.

Una comunidad dominada por los hombres

Otro concepto erróneo muy integrado en nuestra sociedad es que los hombres juegan más a los videojuegos que las mujeres. Sin embargo, las últimas investigaciones realizadas han concluido que en los EE.UU., 1 de cada 2 jugadores es mujer. El Dr. Anthony Beam, psicólogo, declaró a Brut que alrededor de la mitad de sus clientes son mujeres que juegan videojuegos. Asimismo, el informe de Digital Australia de 2020 también confirma que el 47% de los jugadores son mujeres. A pesar de estas cifras, el Dr. Anthony Beam sugiere que incluso en el mundo online existe una desigualdad de género y a menudo las jugadoras sienten que no pueden expresar sus opiniones en la comunidad de los juegos.

Los jugadores no son sociables

Cuando ves a alguien jugando en su ordenador u otros dispositivos como teléfonos y videoconsolas todo el día, puedes asumir que no tiene vida social. Pero esto no podría estar más lejos de la verdad. La comunidad de jugadores e cada vez mayor y cada vez está más unida. Los videojuegos ya no son una actividad necesariamente solitaria. Gracias a Internet puedes conectarte con gente de todo el mundo y hablar con ellos Y no sólo sobre el juego al que estás jugando, sino también sobre tu propia vida. Cada vez más personas hacen nuevos amigos a través de los videojuegos, y el hecho de que no veas a la persona que está al otro lado de la pantalla, no significa que esa amistad no sea real.

Los videojuegos no aportan habilidades reales

Muchos padres muestran reparos frente a los videojuegos con el argumento de que estos no ayudan a sus hijos a adquirir las habilidades adecuadas que necesitan para su desarrollo personal. Con el auge de los videojuegos y de las aplicaciones educativas, se ha demostrado que están equivocados. Las investigaciones han demostrado que los videojuegos pueden ayudar a estimular la mente de los jóvenes y enseñarles mucho sobre el cumplimiento de las reglas de nuestra sociedad. También se ha descubierto que los videojuegos pueden mejorar la memoria y la concentración. No solo ayudan a los niños, sino que también pueden ayudar a los adultos a perfeccionar y poner en práctica sus habilidades.