Los científicos descubren por qué el estrés favorece las canas

Page d'accueil Salud

July 26, 2021

Los científicos han dicho que ahora entienden cómo y porqué el estrés puede causar las canas, ya que un estudio afirma específicamente que el estrés es un factor muy fuerte en la rapidez con que nuestro cabello se vuelve gris.

Según los expertos, el color de nuestro cabello puede cambiar debido a los nervios que se activan en nuestro sistema de respuesta “lucha o huida”. Pero no todo es estrés, la genética juega un papel muy importante en el proceso.

Pixabay

Una nueva investigación de la Universidad de Harvard también revela los mecanismos exactos detrás de esto. Según ese estudio, el cortisol, que es nuestra hormona del estrés, puede provocar muchos efectos negativos para la salud cuando se eleva, y más aún a largo plazo.

Pero el verdadero problema viene en realidad de una parte diferente de la respuesta de lucha o huida del cuerpo, el sistema nervioso simpático, que controla las reacciones involuntarias de nuestro cuerpo a situaciones peligrosas o estresantes, y se puede encontrar en todo nuestro cuerpo, incluyendo los folículos pilosos.

Las sustancias químicas que producimos durante una respuesta al estrés (principalmente norepinefrina) son responsables de que nuestras células madre produzcan pigmentos para activarse con antelación y agotar el suministro de colores de nuestro cabello.

“El impacto perjudicial del estrés que descubrimos fue más allá de lo que imaginé”, dijo Ya-Chieh Hsu, profesor asociado especializado en células madre y biología regenerativa en Harvard. “Después de unos pocos días, todas las células madre que regeneran pigmentos se perdieron. Una vez que se han perdido, ya no se pueden regenerar los pigmentos. El daño es permanente”.

Razones por las que nuestros cabellos se vuelven grises

Aunque los factores ambientales como el estrés juegan un papel importante, en la mayoría de los casos, la principal razón por la que el cabello de las personas se vuelve gris es la simple genética.

“Las canas son causadas por la pérdida de melanocitos (células pigmentarias) en el folículo piloso. Esto sucede a medida que envejecemos y, desafortunadamente, no hay ningún tratamiento que pueda restaurar estas células y el pigmento que producen, la melanina”, declaró la Dra. Lindsey A. Bordone, dermatóloga y profesora de dermatología en el Centro Médico de la Universidad de Columbia. “Los factores genéticos determinan cuando tu cabello se vuelve gris. No hay nada que pueda hacerse médicamente para prevenir que esto suceda cuando está genéticamente predeterminado que suceda”.

Pero hay algunos factores de riesgo según un estudio de 2013, como el fumar. Las deficiencias en proteínas, vitamina B-12, cobre y hierro también pueden influir en que nuestro cabello se vuelva gris, así como el estrés oxidativo, que es un desequilibrio de radicales libres y antioxidantes que puede dañar los tejidos, las proteínas y el ADN.

Por lo tanto, si estás intentando mostrarte joven por el mayor tiempo posible y quieres retrasar el encanecimiento, hay varios cambios que se pueden hacer en su estilo de vida para ayudar a eso. Por ejemplo, llevar una dieta rica en ácidos grasos omega-3 (que se encuentran en las nueces y los pescados grasos), evitar la luz ultravioleta del sol y tomar más vitaminas B-12 y B-6.

Queda mucho por aprender

Como hasta ahora la investigación de Harvard sólo se ha realizado con ratones, sería estupendo reiterar el estudio sobre los seres humanos para obtener conclusiones más sólidas y claras. Pero el estudio va más allá de que nuestro cabello se vuelva gris, ya que implica que otros cambios internos podrían ocurrir debido a un estrés prolongado.

“Al entender precisamente cómo el estrés afecta a las células madre que regeneran los pigmentos, hemos sentado las bases para entender cómo el estrés afecta a otros tejidos y órganos del cuerpo”, dijo Hsu. “Entender cómo cambian nuestros tejidos bajo el estrés es el primer paso crítico hacia un eventual tratamiento que pueda detener o revertir el impacto perjudicial del estrés”. Todo esto significa que todavía hay esperanza para que un día podamos detener y revertir las canas prematuras, y muchas otras cosas para avanzar en este área.