El ejercicio es genial para tu memoria y solo necesitas una sesión para comprobarlo

Salud

May 15, 2021

Según un estudio reciente sobre el ejercicio, la memoria y el envejecimiento, el ejercicio hace que nuestro cerebro y sus músculos también estén en forma.

Las investigaciones han demostrado que incluso un solo entrenamiento puede mejorar nuestras funciones cerebrales. Pero también podría conducir a mejoras a largo plazo, ya que los efectos positivos se acumulan.

Pixabay

Solíamos pensar que nuestros cerebros no cambian cuando somos adultos, o al menos no tanto como nuestros músculos, que evolucionan en función de nuestras actividades. Pero nuevos experimentos demuestran que nuestros cerebros son bastante plásticos y que pueden remodelarse de muchas maneras diferentes.

Según estos estudios, el ejercicio regular puede mejorar nuestra capacidad de pensamiento y aumentar el volumen del hipocampo, que se encarga de regular la motivación, la emoción, el aprendizaje y la memoria.

Sabiendo esto, la pregunta es si los cambios duran realmente o si son meros efectos a corto plazo. Sobre este tema, la Universidad de Maryland publicó un estudio en 2013 que analiza los efectos a largo plazo del ejercicio en la memoria semántica.

La memoria semántica es la memoria a largo plazo que se refiere a ideas y conceptos como los nombres de los colores, las personas famosas o cualquier conocimiento cultural que construyamos a lo largo de la vida y es el primer tipo de memoria que desaparece cuando las personas envejecen.

El estudio de Maryland demostró que 12 semanas de caminata en la cinta de correr hacen que nuestros cerebro se active menos durante las pruebas de memoria semántica. Esto significa que requiere menos recursos para acceder a nuestros recuerdos y, por tanto, es más eficiente.

Otro estudio, publicado en abril de 2019 en The Journal of the International Neuropsychological Society, se centró en la forma en que un solo entrenamiento podría cambiar nuestros cerebros. Reclutaron a 26 personas sanas de entre 55 y 85 años y les pidieron que hicieran bicicleta durante 30 minutos.

Después, se les realizó un escáner cerebral con una resonancia magnética, durante el cual les mostraron nombres de personas famosas intercalados con nombres sacados de una guía telefónica. Tenían que pulsar una tecla para los nombres de los famosos y otra para los nombres que no reconocían.

Pixabay

Las partes del cerebro relacionadas con la memoria semántica estaban mucho más activas después de que las personas hicieran ejercicio. Los científicos se sorprendieron pero entendieron que era el comienzo de futuras investigaciones.

“Hay una analogía con lo que sucede con los músculos”, explicó el profesor asociado de kinesiología y director del Laboratorio de Ejercicio para la Salud Cerebral, J. Carson Smith.

Cuando la gente empieza a hacer ejercicio, sus músculos se esfuerzan y sufren pero, a medida que se van poniendo en forma, se vuelven más eficientes. De la misma manera, nuestro cerebro se remodela y mejora con el ejercicio continuo. Se tonifica, por así decirlo.

El estudio no llegó a concretar los diferentes pasos en el cambio de nuestro cerebro ni cómo se ve afectado por la actividad física, aunque Smith cree que debe estar relacionado con los neurotransmisores y otros bioquímicos. Por eso, se están planeando futuros estudios para examinar estos temas y determinar cuál sería el tipo y la cantidad de ejercicio más beneficiosos para nuestro cerebro.