Una criatura desconocida irrumpió en la cabaña de este hombre y los científicos no hayan explicación

Advertisements

Advertisements

El mundo tal y como lo conocemos está en constante cambio y expansión. Cada día se hacen nuevos descubrimientos científicos que consolidan lo que ya sabemos, y que aumentan nuestros conocimientos sobre el planeta. Sin embargo, a veces se hacen descubrimientos que van en contra de todo lo que ya creíamos saber antes. Uno de estos descubrimientos tuvo lugar en las profundidades del Ártico, cuando una pequeña comunidad inuit encontró algo que nunca se había visto antes.

La verdad de este descubrimiento cambió todo lo que creíamos saber sobre la ciencia. ¿Pero como esta pequeña comunidad indígena localiza en la remota isla Victoria, en Canadá, pudo realizar tamaño hallazgo? ¿Cuáles son los misterios y razones que se esconden detrás de este? ¿Por qué la comunidad científica no haya una respuesta congruente?

Te invitamos a seguir leyendo para saber más sobre este increíble descubrimiento y sus trascendentales consecuencias.

Una tierra helada

El gélido paisaje del helado del norte canadiense no parece un lugar donde se puedan encontrar nuevas especies y formas de vida. La zona es conocida por sus temperaturas bajo cero y sus condiciones extremas. Una pequeña comunidad de inuits habita desde hace cientos de años en este helado territorio. La isla Victoria tiene una población de unos dos mil habitantes a pesar de tener el mismo tamaño que el estado de Idaho, en donde viven más de un millón de personas. Con tan pocos habitantes y unas condiciones tan duras, no es el lugar en el que nadie imaginaría el hallazgo de una nueva vida, y nadie podría haber predicho el increíble descubrimiento que estaba por llegar.

Los tiempos están cambiando

A pesar de las condiciones climáticas que favorecen una congelación extrema, los habitantes del norte canadiense han notado algunos pequeños cambios en los últimos tiempos. En particular, en los últimos años ha habido cada vez más casos de osos polares que se han adentrado en territorio humano. Algunas personas han sugerido que este aumento de los encuentros con osos se debe a los cambios en el paisaje provocados por el cambio climático. Como el hielo que rodea el Ártico sigue derritiéndose, los osos polares se ven obligados a refugiarse tierra adentro. Puede que los tiempos estén cambiando en este gélido territorio, pero nadie estaba preparado para la revelación que estaba por llegar.

Nada inusual

Hay una pequeña comunidad en la costa oeste de la isla Victoria, en la que viven apenas unos cientos de personas. La localidad de Ulukhaktok es conocida por su rico patrimonio artístico inuit, como las tallas de cuerno de buey almizclero y los grabados en piedra, además de albergar el campo de golf más septentrional que existe en todo mundo. En una comunidad como Ulukhaktok, los avistamientos y encuentros con osos polares son bastante habituales. A pesar de la magnificencia de estas criaturas, los habitantes de Ulukhaktok están bastante acostumbrados a ellos, y son una parte fundamental de su cultura. Pero el particular encuentro con osos que iba a producirse poco después sorprendería a todos.

Un extraño descubrimiento

La primera señal de que algo inusual estaba sucediendo fue un descubrimiento local realizado en uno de los iglús de la comunidad. David Kuptana, nacido y criado en Ulukhaktok, se dio cuenta de que su cabaña había sido forzada y saqueada. Una de las ventanas estaba rota y el contenido del iglú estaba desparramado. También había huellas frescas alrededor del exterior de la cabaña. Estaba claro que lo había hecho algún tipo de animal, pero ¿qué? Este no era el comportamiento normal de los osos polares al que estaban acostumbrados.

Un invitado inesperado

Rápidamente quedó claro que no era sólo el iglú de Kuptana el único que había sido devastado. Él y su mujer pronto descubrieron que las cabañas de toda la comunidad habían sido asaltadas por este misterioso animal. Tras una búsqueda exhaustiva, finalmente dieron con la criatura que había causado tanta destrucción. Pero la totalidad de la comunidad de Ulukhaktok no estaba preparada para lo que estaba a punto de presenciar – y el impacto que su descubrimiento tendría en el mundo. ¿Qué animal o bestia podría ser el responsable de tanto revuelo en el seno esta apacible comunidad amerindia? Muy pronto obtendrían la respuesta…

Un tipo oso completamente nuevo

Al entrar en la última cabaña de la comunidad en busca de alguna respuesta ante tal enigma, Kuptana se encontró cara a cara con el animal que estaba detrás de todo aquel caos. Cuando puso los ojos en la criatura, no podía creer lo que estaba viendo. Era, en efecto, un oso, pero nada parecido a los osos polares a los que estaba acostumbrado. Era completamente diferente a un oso polar, de hecho, era completamente diferente a cualquier oso que se hubiera visto antes. Kuptana debía estar simplemente en estado de shock mientras miraba al oso. ¿Qué era esta increíble criatura y qué hacía en Ulukhatok? Nada parecía tener sentido.

Una mirada más cercana

Al observar más de cerca, quedó claro que este oso no era completamente diferente a los osos polares a los que Kuptana estaba acostumbrado. Tenía algunas similitudes faciales y corporales, pero también algunas diferencias importantes. Sorprendentemente, el oso parecía tener una mezcla de rasgos, algunos comúnmente asociados con el oso polar, y otros más similares a… ¿un oso pardo? Esto era simplemente asombroso. ¿Era esta extraña criatura un oso polar o un oso pardo? ¿O era algo totalmente distinto? La respuesta a tal enigma no era algo que pudiera apreciarse a primera vista, pero más allá del desconcierto, al menos sintió el alivio de haber encontrado al “causante” de aquellos estragos.

Rasgos polares

El extraño oso definitivamente no era un oso polar, pero tenía algunas similitudes. Es fácil detectar los rasgos de un oso polar, los cuales están muy adaptados a su entorno. Por ejemplo, sus pies están cubiertos de pelo, lo que les ayuda a caminar sobre el hielo con facilidad y sin resbalar. Sus garras, utilizadas, principalmente para cazar focas, son fuertes y gruesas. También tienen unas cabezas adaptadas que les ayudan a bucear dentro y fuera del agua. Para sobrevivir en los climas gélidos que los rodean, tienen un pelaje hueco que atrapa el aire caliente y los mantiene aislados del frio durante más tiempo. Estas son algunas de las características más destacadas de este tipo de esos.

Características del oso pardo

El oso pardo también está perfectamente adaptado a su entorno. A diferencia de las patas peludas de los osos polares, sus pies disponen de un acolchado suave. También tiene una joroba en la espalda, que contiene la mayor parte de su musculatura, y le da la fuerza tanto para perseguir a sus presas en largas persecuciones, como para cavar en el suelo en busca de comida. Los osos pardos tienen la cabeza cuadrada, ya que no necesitan bucear dentro y fuera del agua. Sus garras son increíblemente largas, fuertes y afiladas, perfectas para cazar y también para buscar comida en invierno. Entonces, si los dos tipos de osos son tan distintos, ¿cómo es posible que este oso tenga características de ambos tipos?

Mezcla y combinación

Como puedes ver, tanto los osos polares como los osos pardos tienen rasgos diferentes que les hacen adaptarse perfectamente a sus respectivos entornos. Pero este misterioso oso que apareció en Ulukhaktok parecía tener una mezcla de ambos. Sus garras eran largas como las de los osos pardos, pero también tenían pelo, como los osos polares. Su pelaje era hueco como el de los osos polares, lo que sugiere que eran nativos de climas más fríos. Entonces, ¿qué era exactamente esta extraña criatura? Un poco de oso polar, un poco de oso pardo. ¿Era una especie de oso híbrido?

Climas polares

Los habitantes de Ulukhaktok estaban acostumbrados a ver osos polares de vez en cuando, ya que sus climas helados son su hábitat natural. Los osos polares suelen encontrarse en el Círculo Polar Ártico, la zona que rodea el Polo Norte. Las zonas más septentrionales de países como Canadá, Alaska, Groenlandia, Noruega y Rusia forman parte de esta gélida área. Los osos polares prefieren vivir en islas y cerca de aguas heladas, donde pueden cazar peces. Cuando no hay hielo, viven en tierra y no comen durante largos periodos de tiempo, dependiendo de sus reservas de grasa para su supervivencia.

Tierras de osos pardos

En cambio, los osos pardos viven en una gama mucho más diversa de entornos. Pueden encontrarse en Norteamérica, Europa y el norte de Asia. En el norte de Canadá, es raro ver osos pardos en las islas o en el Círculo Polar Ártico. Es mucho más común que vivan en las zonas subárticas y en los bosques del continente. Los osos pardos son especialmente comunes en entornos como bosques, praderas alpinas y praderas estándar, así como en zonas húmedas por las que pasan los cursos de ríos y arroyos. Entonces, ¿qué diantres estaba sucediendo aquí?

En movimiento

Como consecuencia del cambio climático estamos viendo más ejemplos de osos, como los osos pardos, que se adentran en territorios tradicionalmente asociados a los osos polares. A medida que aumentan las temperaturas en todo el mundo, las zonas heladas se van reduciendo y las áreas silvestres semicongeladas cercanas, conocidas como tundra, van ocupando su lugar. Los osos pardos no se están desplazando tanto al territorio de los osos polares, sino que es su territorio el que se está desplazando. Sin embargo, también estamos viendo que los osos pardos se están moviendo fuera de sus hábitats, pero sólo algunos. ¿Por qué algunos osos pardos se mueven y otros se quedan?

Quedarse o irse

No cabe duda de que algunos osos pardos abandonan su hábitat y se dirigen a climas que no son tan naturales para ellos. Sin embargo, esto no es algo que se pueda aplicar a todos los osos pardos, sino sólo para algunos tipos. Parece que los machos de la especie son más propensos a vagar. Los osos pardos machos se aventuran lejos de sus hogares, buscando establecer nuevos territorios, mientras que las hembras se quedan sobre todo en una zona, quizá para cuidar de sus crías. En cuanto a los osos polares, puede que se desplacen un poco tierra adentro, pero generalmente en dirección a los humanos, no hacia los osos pardos.

Todas las señales conducen al Polo

Es lógico que los osos polares quieran permanecer en su territorio. Sus cuerpos están construidos para soportar las condiciones climáticas extremas y pasar largos periodos sin comer. También es comprensible que algunos de los osos pardos decidan aventurarse en tierras árticas, ya que su propio territorio empieza a acercarse a estos nuevos hábitats, y quieren ver si pueden explorarlos y tomarlos para sí mismos. Sin embargo, este misterioso oso parecía tener aspectos tanto de las características de los osos pardos como de los polares. ¿Significa esto que podría adaptarse fácilmente a ambos territorios? ¿O a ninguno?

Está en los genes

Había que resolver este misterio de una vez por todas. ¿Qué era exactamente este oso? Sólo había una forma de saberlo con seguridad: analizar el ADN de la misteriosa criatura. El estudio del ADN permitiría a los científicos conocer la composición genética del animal y saber si era realmente un oso polar o un oso pardo, o algo totalmente distinto. Así que los científicos comenzaron a investigar una muestra de ADN del oso con la esperanza de encontrar respuestas. Lo que estaban a punto de encontrar dejaría boquiabierta a toda la comunidad científica.

¿Respuesta final?

Los científicos quedaron absolutamente asombrados con los resultados de su investigación. Al observar el ADN del misterioso oso, pudieron ver que no era ni polar ni grizzly puro, sino una mezcla de ambos. Pudieron ver que este oso estaba compuesto tanto de ADN de oso polar como de oso pardo. Esto explicaba por qué la criatura parecía tener rasgos de ambas razas. Se trataba de un descubrimiento científico increíble, que más tarde iba a dar lugar a revelaciones aún mayores.

Maravilla salvaje

La razón por la que este descubrimiento fue tan sorprendente es que demostró que los osos pardos y los osos polares podían aparearse y tener descendencia de forma natural, sin ningún tipo de intervención humana. Ya habían nacido otros híbridos grizzly-polares antes: en 2004, nacieron unos 20 híbridos grizzly-polares en el zoo de Osnabrück, en Alemania, y fueron clasificados como « osos pizzly ». Sin embargo, estos « pizzlies » nacieron en cautividad, y no fueron concebidos de forma natural en la naturaleza. El hecho de que este cruce hubiera nacido de forma completamente orgánica planteó a los científicos aún más cuestiones y preguntas.

Apareamiento consciente

Aunque el hallazgo de este oso “pizzly” nacido de forma natural fue una sorpresa, en realidad no era el primer caso que se producía fuera de un entorno vigilado por humanos. En 2006, unos cuatro años antes del hallazgo en Ulukhaktok, se había encontrado otro pizzly salvaje. En aquel momento, este descubrimiento había llevado a los científicos a creer que el mestizaje entre las especies se debía a sus territorios cambiantes. Los rituales de apareamiento del oso polar son muy largos y prolongados, por lo que es muy poco probable que la criatura se aparee al azar o por capricho: debe haber sido provocado por algo.

Momento decisivo

A medida que los científicos analizaban los resultados con más detenimiento, empezaron a preguntarse si sus hallazgos habían abierto un misterio aún mayor. ¿Este aumento de osos pizzly o grolar, como también son conocidos, salvajes era realmente el resultado del mestizaje debido a los cambios de territorio? ¿O había algo más en juego? Ya sabemos que los rituales de apareamiento de los osos polares no se producen al azar. Así que tal vez fueron algo más que las circunstancias lo que llevó a la creación de estos osos. Así que siguieron trabajando, descubriendo poco después algo aún más increíble.

La proporción de ADN no era la misma

Al examinar más detenidamente la composición genética del curioso oso, quedó claro que, aunque el ADN del oso pardo y del oso polar estaban presentes, la división de esta composición no estaba dividida en dos partes iguales. El oso no era 50% polar y 50% grizzly, sino que era 75% polar y 25% grizzly. Esto significa que uno de los progenitores del oso era completamente polar y el otro debía ser medio polar y medio grizzly. Los investigadores que estudiaron este misterioso oso se quedaron atónitos. Este descubrimiento fue aún más impactante que el original, y tuvo enormes consecuencias para la comunidad científica.

Lo imposible no existe

Esta asombrosa composición del ADN demostró algo que hasta entonces se creía imposible: que no sólo los osos pardos y los polares podían aparearse y tener descendencia, sino que incluso sus descendientes podían también tener su propia prole. No es inaudito que miembros de especies diferentes se apareen y produzcan una cría, pero en todos los demás casos de mestizaje, el híbrido que nace nunca es capaz de tener sus propios hijos. Las criaturas híbridas no son capaces normalmente de reproducirse, pero si uno de los padres del oso pizzly hubiera sido también un híbrido, esto significaría que este hecho es posible, al contrario de lo que se creía hasta ahora.

Teoría de los híbridos

Aunque estamos frente a un hecho realmente insólito, no es imposible que dos miembros de especies diferentes puedan tener y producir descendencia. Por ejemplo, un león y un tigre son capaces de reproducirse juntos, y el animal resultante se llama “ligre”. Del mismo modo, un burro y un caballo son lo suficientemente parecidos como para aparearse, y el fruto de ambos es llamado mula. Sin embargo, la diferencia clave en este caso es que, aunque los ligres y las mulas existen, ellos mismos no tienen la capacidad de procrear. Este descubrimiento sobre el oso grolar puso en duda todo lo que los científicos creían saber sobre el mestizaje entre diferentes especies.

Los progenitores

Al examinar más detenidamente su composición genética, se descubrió que la madre del oso era mitad oso pardo y mitad oso polar. Entonces descubrieron que la madre de esta, una osa polar, se había apareado con dos osos pardos diferentes y había tenido varias camadas. De hecho, parecía que todos los osos pardos de la naturaleza descendían de esta única hembra, a la que los científicos llamaron Osa 10960. Los científicos estaban asombrados. Se trataba de un descubrimiento increíble, y al parecer, este no sería el único.

Las camadas

Los científicos no estaban seguros de por qué la Osa 10960 había elegido originalmente aparearse con estos dos osos pardos, en lugar de con osos polares de su propia especie. También descubrieron que, de hecho, se apareó con uno de estos osos pardos dos veces, teniendo un total de tres camadas. Las camadas de osos pardos y polares suelen nacer de dos en dos o de tres en tres, por lo que la Osa 10960 podría haber tenido hasta nueve crías. Y lo que es aún más sorprendente, los científicos también descubrieron que la hija de la Osa 10960, la primera pizzly salvaje, también se apareó con estos dos osos pardos machos. ¿Por qué fue tan sorprendente este descubrimiento?

La perpetuidad de una nueva especie

La razón por la que este descubrimiento fue tan increíble fue que mostraba algo muy diferente a lo que los científicos habían pensado originalmente sobre el proceso de cruces. En lugar de la idea anterior de que ocurría con más frecuencia, esto demostró que en realidad, el cruce solo ocurría unas pocas veces, y ahora estos pizzlies cruzados se estaban reproduciendo entre sí. Así, esta nueva especie acaba perpetuándose de alguna manera.

Un espécimen muy diferente

Otra razón por la que esto era tan notable es que los osos pizzly han demostrado no tener características típicas ni de los osos polares ni de los osos grizzly, sino que estos híbridos poseen rasgos únicos. Por ejemplo, los osos pizzly son más agresivos que los polares y los grizzly. « No son como los osos polares », dijo Pat Epakohak, un cazador de Ulukhakrok, al fotógrafo Kelsey Eliasson. « Son más rápidos, tienen las patas más largas. Se levantan y te miran directamente cuando te ven; los osos polares, mantienen la cabeza baja ». “Parecen una nueva raza de animales, más rápida y malvada, que se crea a sí misma sin ayuda. Parece sacado de una película de ciencia ficción”.

Mirando al futuro

El descubrimiento de este increíble oso y las verdaderas circunstancias de su origen fascinaron a científicos e individuos por igual. Al revelarse por fin la verdad, se abrió todo un mundo nuevo para el desarrollo y la procreación de otras especies. Pero, ¿qué le deparará el futuro al ahora famoso oso pizzly? ¿Seguirá aumentando su número y, si es así, qué territorios conquistará? ¿Compartirán estas fascinantes criaturas sus hábitats con sus especies progenitoras o, siendo los guerreros que sabemos que son, se apropiarán de ambos tipos de habitats?

Incertidumbre

Basándonos en lo que ya sabemos sobre estas magníficas criaturas, es posible que su número no crezca de la forma que cabría esperar. Parece que, aunque los pizzlies pueden reproducirse entre ellos, y su número ha ido aumentando, en general, siguen siendo bastante raros. Por este motivo, los científicos no esperan que su número siga siendo elevado. Además, aunque sus características combinadas tienen puntos fuertes para adaptarse a los territorios de los osos polares y de los osos pardos, su doble naturaleza también podría significar que no se adapten perfectamente a ninguno de los dos territorios y, por tanto, no logren establecerse en ningún hábitat.

Una nueva era

Nadie sabe qué será del oso pardo. Tal vez estas increíbles criaturas tengan que buscar un nuevo territorio propio, uno que sirva para todas las nuevas y fascinantes características que poseen. Con el cambio climático y todos los enormes cambios a los que se enfrentan todas las criaturas del planeta, tal vez surja un nuevo territorio para los osos polares y pardos, aunque todavía no exista. Pase lo que pase con el mundo y sus territorios, esperamos que estas criaturas únicas y asombrosas puedan seguir adelante y sigan poblando nuestro planeta eternamente.

Advertisements